Atrás

Registrar el fallecimiento de una persona es importante porque permite:

Acreditar legalmente la muerte de una persona.

Disolver el matrimonio o unión marital de hecho.

Iniciar derechos de sucesión.

Tramitar la pensión que corresponde a la pareja sobreviviente.

Extinguir sociedades patrimoniales.

Disponer de recursos económicos depositados en instituciones bancarias.

Excluir al fallecido del Archivo Nacional de Identificación, base de consulta de los sistemas de salud, financiero, de seguridad social y censo electoral.