Electoral

Oficina de Comunicaciones y Prensa
Consultar


La huella indeleble de la tinta durante las elecciones en Colombia

El siglo pasado, el ingeniero químico José Vicente Azcuénaga Chacón elaboró la tinta que durante años tiñó los dedos de los ciudadanos que ejercieron su derecho al voto en Colombia. El plebiscito de 1957 no fue ajeno al uso de esta herramienta que literalmente marcó la historia de los procesos democráticos en el país.


El siglo pasado, el ingeniero químico José Vicente Azcuénaga Chacón elaboró la tinta que durante años tiñó los dedos de los ciudadanos que ejercieron su derecho al voto en Colombia. El plebiscito de 1957 no fue ajeno al uso de esta herramienta que literalmente marcó la historia de los procesos democráticos en el país.

“La tinta era una solución de solventes y colorantes. Los solventes eran alcoholes aromáticos, ácido acético, un álcali disuelto en agua, un mordiente (permite que la tinta fije más) y una serie de colorantes, cuya base era la rodamina B, concentrada al 500% y un solvente alcohol etílico industrial, la mayoría de los elementos eran importados”, recuerda Evita del Carmen Barbosa, asistente del químico milenario responsable de teñir el dedo índice de los votantes colombianos con su fórmula de tinta indeleble.

Evita, estudiante de química y flamante funcionaria de la Registraduría Nacional en la oficina de registro y tramitación de la cédula antigua en 1980, obtuvo el aval de trabajar durante cuatro horas como asistente de José Vicente Azcuénaga Chacón, científico reconocido que pasó a la historia como el creador de la llamada tinta indeleble.

“El profe, como llamo al Dr. Azcuénaga, ofrece su tinta en el plebiscito de 1957 y la aceptan. Con ese evento, la tinta se institucionaliza y él arranca la producción para todas las elecciones” dice Evita.

Hasta 1982 Evita se hace protagonista de la producción de tinta, un proceso artesanal que se adelantó en la sede Casaloma de la Registraduría Nacional, que requería obligatoriamente un ejercicio juicioso de cálculo matemático de la cantidad de mesas instaladas a nivel nacional para saber cuánta tinta debía ser producida.

“Cada recipiente tenía 110 mililítros, nosotros hacíamos los cálculos y según las proporciones de sus cinco componentes sacábamos cuánto correspondía a cada uno de ellos. Esto era artesanal pero obteníamos el producto final requerido para que hiciera efecto de teñir la primera falange del dedo índice derecho”, comentó Evita en la sala de su casa donde disfruta de su jubilación junto a su familia.

Según Evita, a partir de 1982 la tinta siempre fue roja, sin embargo, no siempre fue así dado que la norma hasta 1948 facultó a Alcaldes para adquirir la tinta o sustancia óptima para teñir la primera falange de los electores.

Durante la primera administración del Registrador Nacional Juan Carlos Galindo Vácha en 2007, se utilizó por última vez este sistema de tinta indeleble para controlar la multiplicidad de votantes. Hasta esa fecha, la tinta se distribuyó en todo el país junto con el llamado kit electoral.


icon-news

Boletín informativo Registraduría Nacional del Estado Civil

Si aún no recibe la información de la Registraduría Nacional del Estado Civil en su correo electrónico.

Compartir publicación:

×

Ir a sitio del SICE

Ir a sitio del SICE