Registraduría Nacional del Estado Civil - Análisis probabilístico de las elecciones de 2010: Anif
Organización Electoral
Registraduría Nacional del Estado Civil
República de Colombia
Escudo de Colombia
Síganos twitter face book Google+ youtube flickr blog RSS RSS
última actualización 6:30 pm noviembre 21 de 2014

Borrar

La República, Bogotá

Análisis probabilístico de las elecciones de 2010: Anif

En el año 2005, Anif realizó una serie de análisis probabilísticos sobre la contienda electoral que se disputaría en el año 2006.

En aquel entonces, como ahora, existía incertidumbre sobre la posibilidad de que el presidente Uribe pudiera o no aspirar a una reelección (ver Informe Semanal No. 788 de junio de 2005). Nuestro análisis concluyó (acertadamente) que el escenario de la reelección inmediata era el que arrojaba la mayor probabilidad (acumulada), que fue en últimas lo que ocurrió. Nadie imaginó entonces que en 2010 nos veríamos abocados a tener que analizar probabilísticamente el “evento” de un tercer mandato consecutivo de Uribe-III. La diferencia de este “evento” Uribe-III es que la incertidumbre jurídico-política (con evidente “ruido”internacional) es mucho mayor que aquella experimentada en la coyuntura 2005-2006. Como es bien sabido, la Ley de Referendo acaba de pasar su primer escollo jurídico al obtener “la bendición” del Procurador General, quien compró la hipótesis del llamado “Estado de Opinión”.

Bajo este escenario neopopulista, que campea en todo América Latina, sería la “democracia directa” (… pregúntele al pueblo) y no nuestra tradicional “democracia representativa” la que estaría decidiendo la suerte institucional del país. El Ministerio Público no sólo desestimó las fallas procedimentales que él mismo consignó, sino que de paso aupó al Ejecutivopara que empezara a autoaplicarse una (imaginaria) Ley de Garantías, a su mejor saber y entender, a lo cual éste procedió de inmediato. Sin embargo, la semana anterior el magistrado Sierra presentó una ponencia negativa sobre la Ley de Referendo. Restan aún dos complejas etapas por superarse para consolidar el “evento” Uribe-III: 1) el concepto definitivo de la Corte Constitucional (CC), y 2) el resultado del propio Referendo, el cual requiere un mínimo de participación ciudadana del 25 por ciento de los votantes habilitados (unos 7.3 millones de votantes) y una mayoría a favor de dicho tercer período presidencial consecutivo.

Ello sería algo nunca visto en la historia de Colombia y con resultados bastante desfavorables donde ello se ha experimentado (Menem 1989- 1999 o Fujimori 1990-2000).

¿Cuáles son entonces las probabilidades electorales en Colombia de cara a la contienda presidencial del período 2010-2014? Con el fin de mantener la mayor fidelidad estadística, el árbol de probabilidades electorales que a continuación analizaremos se basa en la última “Gran Encuesta Electoral” (Ipsos -Napoleón Franco, diciembre 2009).

Como veremos, los resultados indican que, bajo un escenario de superación de los escollos jurídicos y de aprobación del umbral del referendo (al cual asignamos una probabilidad del 30%, dados sus estrechos límites de tiempo), el “evento Uribe-III” todavía supera la alternativa del Toconur (Todos Contra Uribe- III), impulsado eventualmente por la oposición conjunta del Partido Liberal, Partido Conservador, el Polo y los independientes. Se trata, en todo caso, de una apretada contienda donde las probabilidades (acumuladas) de Uribe-III serían del 23,4 por ciento vs. el 21,7 por ciento que alcanzaría la opción Santos (eventualmente impulsada por el Partido de la “U” en ausencia de Uribe-III). No muy rezagadas aparecen las eventuales alianzas Partido Liberal + Polo con un 20 por ciento y del independiente Fajardo con un 16,7 por ciento. El grado de incertidumbre es, en todo caso, elevado; nótese, por ejemplo, que muchas de estas diferencias probabilísticas caen dentro del margen de error del +/- 3 por ciento.

Árbol de probabilidades Como ya lo explicamos, Anif ha asignado una probabilidad del 30 por ciento a la posibilidad de superar los escollos jurídicos-electorales que encierra la decisión de la Corte Constitucional (CC), ahora enfrentando una ponencia inicial negativa, y la misma operatividad y resultados del referendo conducente al “evento” Uribe-III. Se ha venido especulando sobre el pronunciamiento definitivo que emitirá la CC, existiendo dos corrientes. En contra de un tercer período de Uribe podrá aducirse: a) que la CC ya se pronunció (Sentencia C-1040 de 2005) y dijo tajantemente que no se rompían los “balances-contrapesos” si dicha reelección inmediata ocurría por una sola vez, pero que una segunda sería inexequible; b) que un referendo no puede sustituir esa “clausula pétrea” de los equilibrios entre poderes, pues ello requeriría convocar una “Constituyente” (como la de 1991); y c) que existieron fallas evidentes de procedimiento (consignadas también por el Procurador y la ponencia inicial del magistrado Sierra) que ameritarían devolver dicha Ley de Referendo al Congreso, el cual podría reconsiderarla para el año 2014. A favor de un tercer período estarían todos los argumentos que se sintetizan en “la voluntad directa del pueblo”, en el Estado de Opinión, etc… Como ya lo comentamos, si bien los sondeos públicos a favor de Uribe I-II se han mantenido elevados en la franja 60 por ciento-70 por ciento, ahora gravita también la opinión internacional que ha sido contundentemente negativa frente a esta opción, incluyendo diversos mandatarios y medios de comunicación, tanto de Estados Unidos, como de Europa y de la propia región (Lula, Bachelet). Los que han optado por el neopopulismo en sus propios países obviamente se mantienen silenciosos sobre este delicado tema (Chávez, Correa, Evo y Kirchner). Por todas estas razones jurídicas-procedimentales-ideológicas le hemos asignado una probabilidad del 70 por ciento al “evento” no Uribe-III (ver diagrama 1). Bajo el escenario de viabilidad jurídica de un tercer período, Uribe III barrería a sus adversarios en primera vuelta, con probabilidad de triunfo del 78 por ciento, según las últimas encuestas. En segundo lugar aparecería, pero bastante rezagada, la eventual alianza Partido Liberal-Polo Democrático, con tan sólo un 12 por ciento. Luego irían los independientes, que en cabeza de Fajardo obtendrían un siete por ciento y por último figura el Partido Conservador con un tres por ciento. (ver diagrama 1).

En el escenario de no viabilidad jurídica para un Uribe-III, la contienda luce mucho más apretada. El eventual candidato uribista sería Santos y tendría bajo este escenario una probabilidad de triunfo de un 31 por ciento (ver diagrama 1). No muy distante aparecería la alianza liberales- Polo con una probabilidad del 29 por ciento y cerca de ellos los independientes (Fajardo) con un 24 por ciento. Finalmente, el Partido Conservador (Sanín) tendría un 17 por ciento de la votación.

Probabilidades acumuladas

Dado el anterior árbol de probabilidades electorales para la campaña presidencial 2010-2014, ¿cuál es la probabilidad acumulada que arrojan estos escenarios de viabilidad o no de un tercer mandato?

Como vimos, si un tercer período resultara viable, se trata de cotejar Uribe-III vs. el Toconur; pero si no lo es, la contienda se daría entre Santosalianza, liberales/Polo, independientes, y conservadores. Nuestro cálculo de probabilidades acumuladas nos indica que, aun asignando una probabilidad de solo el 30 por ciento a la viabilidad jurídica inicial, Uribe-III ganaría en dicho árbol de probabilidades con un 23,4 por ciento (ver diagrama 2). Pero no muy distante aparecería la otra opción de un candidato uribista, con un valor acumulado del 21,7 por ciento (en cabeza de Santos). Con un 45 por ciento de probabilidad (acumulada) parecería estar descartada la hipótesis de una “hecatombe” que le hiciera abandonar al país los lineamientos generales de la llamada “Seguridad Democrática”.

En el tercer lugar de probabilidades acumuladas aparece la alianza liberales-Polo con un 20 por ciento y le siguen los independientes con un 17 por ciento, donde no resulta despreciable el papel que jugaría el llamado “voto de opinión”. Por último figuraría el Partido Conservador con un 12 por ciento de probabilidad acumulada (ver diagrama 2). Lo interesante de estos resultados acumulados es que la opción con menor probabilidad está en la coalición (todavía algo teórica) de un Toconur, la cual sólo registra un siete por ciento.

Conclusiones

El año electoral 2010 ha llegado con la mayor incertidumbre en la historia política del país. A tan sólo cuatro meses de las elecciones presidenciales, únicamente algunos independientes figuran como cabezas de sus movimientos, otros esperan los resultados de las “primarias” de sus partidos, y los de mayor opción (Uribe-III y Santos) no saben si quieren/pueden ser candidatos.

Hace cinco años Anif realizó una serie de análisis probabilísticos sobre la contienda electoral que se disputaría en 2006 y nuestro pronóstico “temprano” resultó acertado y vivimos la era Uribe-II (ver Informe Semanal No. 788 de junio de 2005). Nadie imaginó que en 2010 estaríamos abocados a repetir ese ejercicio probabilístico, contemplando el “evento” de un tercer mandato consecutivo de Uribe-III.

Hemos visto que, bajo el escenario de viabilidad jurídica de un tercer período, Uribe III barrería con una probabilidad del 78 por ciento, según las últimas encuestas. En el escenario de no viabilidad jurídica para un Uribe-III, la contienda luce mucho más apretada.

En efecto, las probabilidades acumuladas nos indican que, aun asignando una probabilidad de sólo el 30 por ciento a la viabilidad jurídica inicial, Uribe-III ganaría en dicho árbol de probabilidades con un 23,4 por ciento.

Pero no muy distante aparecería la otra opción uribista, con un valor acumulado del 21,7 por ciento (en cabeza de Santos). En el tercer lugar estaría la alianza liberales- Polo con un 20 por ciento, después los independientes con un 17 por ciento y, por último, figuraría el Partido Conservador con un 12 por ciento. En todo caso, el grado de incertidumbre política es bastante elevado, especialmente cuando consideramos que el grueso de las diferencias probabilísticas electorales cae dentro del margen de error de los sondeos electorales del +/- 3 por ciento.

Tal vez las conclusiones más sorprendentes son: a) la opción con menor probabilidad estaría en una coalición (teórica) de un Toconur, la cual tan sólo registra un 7 por ciento; y b) la hipótesis de una “hecatombe” luce bastante baja, si se tiene en cuenta que la probabilidad de continuidad de la llamada “Seguridad Democrática” es del orden del 45% (sumando los eventos Uribe- III y Santos).

REGISTRADURÍA NACIONAL DEL ESTADO CIVIL

Avenida Calle 26 # 51-50 - CAN (Bogotá - Colombia) Conmutador: (571) 220 2880
Horario de atención al público en el CAIC de la Dirección Nacional de Identificación de lunes a viernes de 8:00 a.m. a 4:00 p.m. en jornada continua



Visitas desde el 9 de julio de 2010